miércoles, 6 de diciembre de 2017

Santiponce




Seguimos con la ruta por pueblos de la provincia de Sevilla.

Hoy nos vamos a Santiponce.

Este municipio se encuentra en la comarca del Aljarafe, está situado a 10 kilómetros de Sevilla y tiene 8500 habitantes.

Arriba la antigua Casa Consistorial y abajo el Ayuntamiento actual del municipio.



Ahora vemos el Monasterio de San Isidoro del Campo, construido en 1301 por Guzmán el Bueno, estuvo ocupado por monjes cistercienses hasta 1431 y por jerónimos hasta 1978.
Fue el primer monumento en conseguir el título de Conjunto Histórico-Artístico de interés nacional de la provincia de Sevilla, el día 10 de abril de 1872.
En su interior hay grandes obras del barroco sevillano.














Salimos del monasterio y seguimos nuestro paseo por Santiponce.



Ahora vemos la Iglesia parroquial de San Isidoro del Campo y San Geroncio de Itálica, templo construido en los años noventa del pasado siglo ya que hasta entonces la parroquia estaba establecida en la Iglesia del Monasterio. En su interior destaca la imagen de Nuestra Señora del Rosario Coronada, Patrona de Santiponce, atribuida a los círculos de Montañés y Juan de Mesa, que preside el templo.



Después os enseño dos plazas, primero la Plaza de la Constitución, la principal del municipio y en segundo lugar la Plaza de Doña Saturnina con su cruz de forja presidiéndola.





Seguimos paseando por las calles poncinas y pasamos por el Callejón de San Antonio con la hornacina dedicada al santo y a su lado el Teatro Romano. El teatro es la obra civil conocida más antigua de Itálica. Se enclava en el llamado Cerro de San Antonio, al este del casco urbano de Santiponce, aprovechando la ladera natural sobre el Baetis. Fue construido entre los siglos I a. C. y I d. C., y su uso, seguramente ya esporádico, se prolongó hasta al menos el siglo V.





Por último vemos el conjunto monumental de las ruinas de Itálica.
En la segunda guerra púnica, el general romano Escipión el Africano derrotó a los cartagineses en la batalla de Ilipa y estableció un destacamento de legionarios en el Cerro de San Antonio, donde ya existía una población turdetana desde el siglo IV a.C. La ciudad romana creció y, durante un tiempo, ambas civilizaciones convieron pero, finalmente, se impusieron en todo el entorno los usos y normas romanas. En la segunda mitad del siglo I a.C. la ciudad, de unas 50 hectáreas, adquiere el estatuto municipal y, pasado el tiempo, durante el gobierno del emperador Adriano (117-138 d.C.), el de colonia, con lo que se equipara administrativamente a la metrópoli, Roma.
La parte más antigua de la ciudad se ha conocido como vetus urbs y buena parte está bajo el actual pueblo de Santiponce.

El anfiteatro de Itálica tenía capacidad para 25.000 personas, y la ciudad solamente llegó a tener unos 8.000, por lo que se puede afirmar que a él acudían también personas de otras localidades. El graderío (cavea) estaba formado por tres niveles de gradas (ima, media y summa cavea), de las que sólo se conservan parcialmente las dos inferiores. En el centro de la arena existe una fosa que, cubierta con una estructura de madera, se empleaba como zona de servicio para los espectáculos.
Existen otros lugares de interés en el entorno, como las murallas, la Casa de Neptuno, la Casa del Patio Rodio, la Casa de Hilas, la Casa de los Pájaros, el Trianeum (templo dedicado a Trajano), la Casa del Planetario y las Termas Mayores.









¡Espero os haya gustado este reportaje!

No hay comentarios:

Publicar un comentario