jueves, 5 de diciembre de 2019

Arahal






Seguimos con la ruta por pueblos de la provincia de Sevilla.

Hoy nos vamos a Arahal.

Este municipio se encuentra en la comarca de La Campiña. Está situado a 40 kilómetros de Sevilla y tiene 19565 habitantes.
 
Arriba y abajo tenéis el Ayuntamiento, edificado en el año 1841. Se encuentra situado en la Plaza de la Corredera, centro social del municipio.












Ahora vemos la Iglesia parroquial de Santa María Magdalena, templo edificado a finales del siglo XVIII sobre uno anterior que se derrumbó por el terremoto de Lisboa en 1755, del antiguo templo se mantienen en pie la torre y capilla del Sagrario barrocos. La iglesia, una de las más grandiosas de la provincia, fue consagrada en el año 1800. Es un edificio de estilo neoclásico, de ladrillo y mampostería, con tres naves, crucero y coro tras el presbiterio, en forma de ábside semicircular.
 
 
 
 
 
 










 
 
 
 
 
En el presbiterio se encuentra la imponente imagen de Santa María Magdalena, patrona de la Ciudad y Titular de la Parroquia. Es una escultura en madera policromada de gran tamaño que se sitúa sobre una gran mesa de altar y pedestal de mármol rojo y negro. El coro está diseñado detrás del altar al modo del de la iglesia del Redentor de Palladio en Venecia. En su espacio se adaptó la sillería coral que realizara José Victorino Casaus en 1769 de estilo barroco. El órgano fue realizado hacia 1759 por Francisco Pérez de Valladolid, y la caja por el tallista José Victorino Casaus.  

En las naves se encuentran una serie de retablos neoclásicos, los más primitivos datan de principios del siglo XIX.

La capilla sacramental es un edificio independiente, resto de la antigua iglesia. Está situada a los pies de la iglesia, en la nave de la Epístola. El retablo principal es de estilo barroco del siglo XVIII. Existe un retablo lateral, de los llamado de pared, obra del XVIII y que alberga una pequeña y antigua imagen de la Virgen.
 
 
 
 
 
 







 
 
 
 
 
Salimos de la parroquia y justo delante vemos la Casa de los Marqueses de la Peña de los Enamorados, casa palacio y casa de campo del siglo XVIII de estilo barroco, de dos pisos, cuya fachada presenta una portada monumental, obra del arquitecto Juan Ruiz Florindo. En el exterior hay un retablo cerámico de la Santísima Trinidad.
 
 
 
 
 



 
 
 
 
 
Detrás del palacio anterior en una tranquila plazoleta está situado el monumento a Pastora Pavón "La Niña de los Peines", la familia materna de esta cantaora era de Arahal. 












Callejeando por el centro llegamos al Convento de Nuestra Señora del Rosario, el convento de Monjas Dominicas de la Orden de Predicadores fue fundado en 1608. Lo más interesante es su iglesia del siglo XVII, destacando el retablo mayor, obra de Cristóbal de Guadix. Lo preside una maravillosa talla de la Virgen del Rosario, obra del siglo XVIII y tocada con corona y ráfaga del XVII.
 
En el año 2014, las Madres dominicas abandonaron el convento, que fue cedido a los Hermanos Franciscanos de la Cruz Blanca, que actualmente son sus residentes.
 
 
 
 
 
 









 




Pasamos por el entorno del Mercado, del año 1900, y vamos dirigiendo nuestros pasos hacia la plaza del Santo Cristo.












Llegamos a la plaza del Santo Cristo y presidiendo la misma nos encontramos con la Iglesia del Santo Cristo. La iglesia es del siglo XVIII (1745-1757), sustituyó al antiguo templo del siglo XVI ubicado en lo que ahora es el patio de la misma, del que sólo queda su portada. De estilo barroco colonial, antaño hospital y originariamente ermita, está construida en ladrillo y mampostería, de una sola nave y planta de cruz latina.
 
En el retablo mayor, de estilo barroco del siglo XVIII, se encuentra la milagrosa imagen del Santo Cristo de la Misericordia, obra de Antonio Castillo Lastrucci en 1937, que vino a sustituir a la anterior talla destruida en 1936. 
 
 
 
 
 
 










 





Damos ahora un paseo por las calles de la localidad.
















Despúes os enseño la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Victoria, las obras del templo y antiguo convento finalizaron en el año 1551 y en ese mismo año se entregó el edificio a la congregación de los Padres Mínimos que estuvieron en el mismo hasta la desamortización.

Del conjunto original sólo se conservan el templo y una parte del claustro. Conserva la armadura de par y nudillo que cubre la nave mayor de tradición mudéjar.
 
 
 
 
 




 
 
 
 
 
El retablo mayor, de estilo barroco, puede fecharse en el segundo cuarto del siglo XVIII. Se encuentra presidido por una imagen de la Virgen del Carmen, procedente de Carmona, flanqueada por los arcángeles San Miguel y San Rafael. En el manifestador una escultura de la Inmaculada y en el ático San Francisco de Paula.
 
 Es destacable también una imagen de San José y el Niño Jesús, atribuido al círculo de Montes de Oca y una Virgen del Tránsito del siglo XVIII.
 
 
 
 
 
 



 
 



Nos vamos a la avenida Lepanto y allí se levantó hace cinco años el Teatro Municipal, con una gran e interesante programación. Avanzando un poco más por la avenida llegamos a la Estación de Tren.
















Subiendo de nuevo la avenida Lepanto llegamos a la Ermita de San Roque, templo barroco edificado por los franciscanos en el año 1624. El retablo mayor, también de estilo barroco es atribuido a Tomás Guiado el Viejo. En la hornacina central se encuentra la imagen de la Virgen de los Dolores, de finales del siglo XVII, de autor desconocido y de singular belleza y expresión.



















Volvemos a la plaza de la Corredera donde iniciamos el recorrido y en una esquina de la misma vemos el Casino de Arahal, edficio de finales del siglo XIX.

Detrás de este se encuentra la Casa del Aire, del siglo XVIII, muy reformada. Actualmente sede de la Escuela Municipal de Música y Danza y del Museo de la Mujer en el Flamenco. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Siguiendo a la Casa del Aire se encuentra la Iglesia de la Vera Cruz, templo barroco del siglo XVIII, destaca su portada de estilo barroco colonial. 













Antes de terminar os enseño la Casa de la Cultura, casa palacio de finales del siglo XVIII que perteneció al Marqués de Monteflorido.
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
Por último vemos la Ermita de San Antonio, era la iglesia adyacente del antiguo cementerio parroquial, espacio que ahora ocupa un parque y casas de construcción reciente.
 
El templo ya existía a principios del XVII aunque el edificio actual es de finales del siglo XVIII.
 
 
 
 
 
 





 







¡Espero os haya gustado este reportaje!




1 comentario: