domingo, 24 de diciembre de 2017

Sevilla, ciudad de cruces. De la Judería a Torreblanca

Última entrada de la serie sobre las cruces que hay repartidas por la ciudad de Sevilla.

Las que quedan las vemos en un paseo desde la Judería, el barrio de San Bartolomé, hasta Torreblanca haciendo varias paradas.

Primero y en la entrada de la iglesia de San Bartolomé nos encontramos adosada a la pared la Cruz de San Bartolomé, una cruz repleta de simbología relacionada con la pasión de Cristo y que estuvo en la cercana Plaza de las Mercedarias hasta 1840.





 En la referida plaza de las Mercedarias a mediados del siglo XX se colocó esta sencilla Cruz.




 Salimos a la calle Águilas y en dirección a San Esteban nos paramos en la Casa Pilatos, en su fachada vemos una cruz sobre retablo de mármol realizado en torno a 1630. Esta Cruz ha tenido mucha importancia por ser el punto de inicio del Via Crucis a la Cruz del Campo que ya hemos visto. Este piadoso acto se realizó desde el año 1521 hasta 1873.






Salimos a la Ronda Histórica y en el cruce con José Laguillo nos encontramos este Cruceiro obra del escultor gallego Feal, regalado por Galicia a Sevilla con motivo de la Exposición Universal del año 1992.






Al final de la Avenida Kansas City nos encontramos el Cortijo Gota de Leche, lugar donde fue fusilado en 1936 el Padre de la Patria Andaluza, Blas Infante. Justo delante del pórtico de entrada vemos esta Cruz.





Cruzamos las vías del tren y llegamos a la barriada del Zodiaco. En la plaza Manuel Ruiz Ojeda nos encontramos esta Cruz de forja.






Nos dirigimos ahora al barrio de Rochelambert y dentro de los jardines de la Iglesia parroquial de San Luis y San Fernando nos encontramos esta Cruz de forja.






Nuestra penúltima parada es en el barrio de Sevilla Este, allí y en los jardines de la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de los Ángeles y Santa Ángela de la Cruz nos encontramos con esta Cruz de forja sobre pedestal de ladrillo y cerámica. 






Por último llegamos al barrio de Torreblanca y dentro del Acuartelamiento nos encontramos esta cruz de forja, que se realizó para el Pabellón del Aceite de la Esposición Iberoamericana de 1929.





¡Espero os haya gustado esta serie de las cruces callejeras de Sevilla!


sábado, 23 de diciembre de 2017

Sevilla, ciudad de cruces. Casco Antiguo y Triana

Seguimos con la serie sobre las cruces que hay repartidas por la ciudad de Sevilla.

Hoy hacemos un recorrido por el resto de cruces del Casco Antiguo y el barrio de Triana.

En primer lugar nos vamos a la plaza de San Julián y allí vemos la cruz del cementerio parroquial de la antigua iglesia de Santa Lucía. 






Vamos avanzando por el casco antiguo y nos vamos a la esquina de la calle Feria con la calle Antonio Susillo, en el edificio de viviendas que se encuentra en la esquina observamos esta cruz de forja en la parte más alta.







Bajando por la calle Feria llegamos a la Iglesia parroquial de Omnium Sanctorum.
 
Adosada a la fachada en una hornacina vemos la llamada Cruz del Garfio o de los Carboneros, antiguamente situada en medio de la calle Peris Mencheta, en dicha cruz había una garfio en el que los carboneros colgaban las romanas para pesar el carbón que se vendía en todas las carbonerías que había en la zona.





Entramos en esta iglesia parroquial de Omnium Sanctorum y a ambos lados de la puerta vemos dos cruces.
 Primero la Cruz de Caravaca que estuvo situada en la confluencia de las calles Correduría, Cruz Verde y Fera. Es una cruz de hierro forjado, sostenida por dos ángeles tenantes del siglo XVI.
En el año 1840 al igual que otras tantas cruces dejaron de estar en la vía pública para pasar a estar adosada o en este caso dentro del templo más cercano.






En segundo lugar y en el otro lado de la puerta vemos la Cruz de Linos, que marcaba el cementerio que se tuvo que crear en 1649 en la última parte de la calle Feria (desde el mercado a la Resolana) para los fallecidos en la zona por la epidemia de peste. Su nombre viene dado a que ese tramo de la actual calle Feria antiguamente se llamaba calle Linos.






Salimos de la iglesia y seguimos bajando por la calle Feria y pasamos por el cruce de la Cruz Verde, una cruz de forja preciosa y desconocida para la mayoría de los sevillanos, ya que al trasladarse en el siglo XIX desde su ubicación corrió menos suerte que las demás y actualmente se encuentra coronando la torre de la iglesia de Santa Marina donde pasa totalmente desapercibida.



Seguimos nuestro recorrido y en la calle Doña María Coronel muy cerca del cruce con Calle Gerona y sobre la fachada del Convento de las Hermanas de la Cruz, podemos ver esta Cruz de forja realizada en 1926 por la colocación de la primera piedra de la ampliación del convento. Esta es la Cruz de las Hermanas de la Cruz.






Subimos la calle Gerona y sobre la fachada de la iglesia de Santa Catalina y presidiendo la estrechez de la calle Alhóndiga, podemos ver una cruz incrustada en una hornacina. Se trata de la la Cruz de Santa Catalina que se encontraba sobre un pilón, en el centro de la plazoleta del antiguo cementerio, encontrándose éste detrás de la iglesia y, posteriormente en el centro de la Plaza Ponce de León.






A través de la cercana plaza de Cristo de Burgos, entramos en una recoleta y desconocida plaza, la plaza de Doña Carmen. Reducida plaza sin salida cuya denominación no es oficial, ya que es una plaza de carácter privado, su nombre viene heredado de una histórica barreduela que existió en el mismo solar hasta que se construyó en los años 70 estos bloques. En medio de la misma vemos la Cruz de Doña Carmen realizada también en los años 70.






Seguimos avanzando y en la calle Pérez Galdós en la facha de una vivienda encontramos esta cruz de forja.







En la esquina de las calles Álvarez Quintero con Chicarreros nos encontramos esta cruz de forja adosada a una fachada, colocada a finales del siglo XIX.







Cerca de allí en la Iglesia conventual de San Buenaventura en el altar de la Virgen de la Soledad vemos la Cruz de Caño Quebrado. Entre las actuales calles de Alberto Lista y Laurel se encontraba la Cruz del Caño Quebrado. Era una cruz de madera pero en 1663 fue sustituida por la que conocemos de hierro forjado, con peana de material y cercada por rejas. En 1840 se mandó retirar y recorrió diferentes templos hasta llegar a la iglesia del Convento de San Buenaventura. Esta Cruz en su lugar original dió origen a la actual cofradía de la Soledad de San Buenaventura por eso actualmente se encuentra allí además de ser titular de la misma.





Por último cruzamos el río y nos dirigimos al barrio de Triana y más concretamente al atrio de la Iglesia parroquial y conventual de San Jacinto, allí justo en el cruce de las calles San Jacinto y Pagés del Corro vemos la Cruz de San Jacinto. Una gran cruz de piedra sobre pedestal de cerámica de gran tamaño pero que queda empequeñecida por el majestuoso ficus que hay justo detrás. Al igual que otras muchas marca el lugar de enterramientos por la epidemia de peste del siglo XVII.





 ¡Espero os haya gustado!

viernes, 22 de diciembre de 2017

Sevilla, ciudad de cruces. Entre la plaza de San Francisco y San Isidoro

Seguimos con la serie sobre las cruces que hay repartidas por la ciudad de Sevilla.

En primer lugar y en la plaza de San Francisco en la fachada plateresca del ayuntamiento entre el Arquillo y la Sala Capitular nos encontramos la Cruz de la Siete Cabezas, llamada así por las cabezas de querubines que hay repartidas por la misma realizada de piedra labrada.
La cruz conmemora el último auto de fe de la inquisición y fue colocada la primitiva en 1703, la actual se realizó en el año 1903 y colocada en el mismo lugar que la anterior.







 Nos vamos ahora a la plaza del Salvador y en la esquina de la misma con la calle Villegas, colocada en una hornacina esquinera en la Iglesia del Divino Salvador vemos la Cruz de las Culebras.
El nombre proviene de la cuesta de las culebras, como era antiguamente conocida la actual calle Villegas.
Originalmente esta cruz estuvo situada en el centro de la actual plaza que es el lugar donde se encontraba el antiguo cementerio parroquial. 







Nos adentramos ahora en el patio de los Naranjos de la Iglesia Colegial del Divino Salvador y allí adosada a la pared nos encontramos la Cruz de los Polaineros.
Así llamada por ser su primer emplazamiento la plaza del mismo nombre, situada al principio de la hoy Calle Álvarez Quintero. Los vecinos del barrio sustituyeron la existente en el lugar señalado por una de mármol, dicha cruz desapareció y se hizo otra de jaspe trasladándola al lugar que hoy conocemos en 1840.


 



Salimos del Salvador y subimos la Cuesta del Rosario hasta llegar a la iglesia de San Isidoro, delante de la misma en el ensanche de la calle Augusto Plasencia nos encontramos la Cruz de los Carneros, realizada en hierro forjado en el siglo XVII, estuvo situada en la plaza de la Alfalda donde se hizo un cementerio durante la epidemia de peste del mismo siglo. En este lugar estuvo hasta 1838.






¡Espero os haya gustado!




jueves, 21 de diciembre de 2017

Sevilla, ciudad de cruces. Entre El Arenal y San Vicente

Seguimos con la serie sobre las cruces que hay repartidas por la ciudad de Sevilla.

Primero en el barrio de El Arenal vemos la Cruz de la plaza de Molviedro del siglo XIX.






Seguimos en El Arenal y marchamos a la cercana calle Adriano donde antiguamente se levantaba la Cruz del Baratillo. En el año 2014 fue construida un réplica de esta cruz sobre un pedestal moderno que rememora a los navegantes del siglo XVI y a los enterramientos en ese lugar como consecuencia de la peste bubónica que sacudió Sevilla en 1649.






Nos vamos a la plaza del Museo y vemos la Cruz de la Hermandad del Museo. Realizada en el año 2014 por la conmemoración del 400 aniversario de la capilla.






Muy cerca en el atrio de la Iglesia de San Antonio Abad en una hornacina vemos la Cruz de la Retama. Cruz de forja del siglo XVII que presidía el cementerio parroquial de San Julián, en 1938 se trasladó a su actual ubicación.






 Por último y tras la Iglesia parroquial de San Vicente, vemos la Cruz de San Vicente en la plaza Teresa Enríquez. Esta Cruz a pesar de su apariencia es una copia de los años ochenta de la cruz renacentista que presidía el cementerio parroquial de San Vicente y que actualmente se encuentra la original de 1582 dentro del templo.





 ¡Espero os haya gustado!


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Sevilla, ciudad de cruces. Santa Cruz y el entorno de la Catedral

Seguimos con la serie sobre las cruces que hay repartidas por la ciudad de Sevilla.

Hoy nos vamos al barrio de Santa Cruz y el entorno de la Catedral.
 
Primero vemos la cruz de la plaza de Santa Marta. Tras la plaza de la Virgen de los Reyes entramos en el callejón o barreduela de Santa Marta, que termina en una pequeña plaza con el mismo nombre.  La preside un crucero realizado en 1564 por Diego Alcaraz que procede del hospital de San Lázaro, donde se colocaría como humilladero, e instalado aquí con ocasión de la reurbanización del barrio de Santa Cruz en los primeros años del siglo XX. 
 






Salimos de la barreduela de Santa Marta y tiramos por la calle Mateos Gago, cogemos por la segunda calle a la izquierda y entramos en la estrecha y escondida calle Ángeles. En esta calle a mitad de la misma y sobre la fachada de una casa vemos un retablo de madera con una cruz superpuesta. El retablo de la cruz de la calle Ángeles es anterior al siglo XVI, en su origen tenía pinturas con escenas religiosas que no han perdurado con el paso de los siglos y las inclemencias metereológicas.






Nos metemos de lleno en el barrio de Santa Cruz y tirando por la calle Ximénez de Enciso buscamos la escondida plaza de la Escuela de Cristo. En una esquina de la misma vemos la cruz de la Escuela de Cristo.








 Seguimos avanzando por la calle Ximénez Enciso en dirección a Santa María la Blanca hasta que nos encontramos con la esquina de la calle Cruces, al principio de la calle justo en la esquina en una fachada hay dos cruces de madera pintadas de color verde empotradas en una fachada, las mismas estuvieron en ese sitio puestas desde el siglo XVI hasta 1868 que son trasladadas al Hospital de los Venerables y vuelven a ser colocadas en su sitio en el año 1955.





Entramos en la calle Cruces y a mediados de la misma hay un ensanche a modo de plazuela y allí nos encontramos un calvario formado por tres columnas coronadas por tres cruces de hierro forjado.






Seguimos de frente por la calle Cruces hasta la plaza de los Refinadores
  y a la derecha cogemos por la estrecha calle Mezquita que todo de frente nos llevará a la plaza de Santa Cruz y en medio de la misma la cruz más famosa de Sevilla, la cruz de la Cerrajería.

 La cruz de forja fue realizada por el rejero Sebastián Conde en 1692. Está situada en el centro del jardín que decora la plaza. Esta cruz estuvo situada hasta 1840 en la calle Sierpes, en su confluencia con la calle Rioja. La cruz está diseñada como una cruz farola de la que salen cuatro serpientes, que hacen referencia a la calle Sierpes, su primitivo lugar de emplazamiento, y sobre sus cabezas se apoyan unos angelitos que portan unos faroles forjados. La Cruz de la Cerrajería fue trasladada al emplazamiento actual en 1918.






 
Buscamos la salida del barrio de Santa Cruz por la plaza Alfaro, las calles Agua, Vida, Judería y Patio de Banderas. Dentro del Alcázar también hay una cruz que destacar que se encuentra en el Jardín del Chorrón.
 
 




 Salimos del Alcázar y volviendo al entorno de la Catedral, en un lateral del Archivo de Indias vemos para terminar la Cruz del Juramento. Levantada en 1612 servía de escenario para los tratos entre mercaderes de la antigua Casa de la Lonja, su nombre viene de los juramentos que hacían los mercaderes para ganarse la confianza de otros.





¡Espero os haya gustado!


 

 

martes, 19 de diciembre de 2017

Sevilla, ciudad de cruces. El Porvenir, El Plantinar y Nervión

Seguimos con la serie sobre las cruces que hay repartidas por la ciudad de Sevilla.

Hoy nos vamos a tres barrios, El Porvenir, El Plantinar y Nervión.

Primero nos paseamos por El Porvenir y en la calle San Salvador dentro de los jardines de la Iglesia parroquial de San Sebastián vemos estas dos cruces.





Salimos de la iglesia y seguimos avanzando por la calle San Salvador en dirección a Ramón Carande y en la fachada de una casa nos encontramos esta cruz.





En segundo lugar nos vamos al barrio de El Plantinar y en su iglesia parroquial de San Diego de Alcalá, vemos las dos siguientes cruces, la primera en el atrio del templo y la segunda en la fachada de la capilla de la Hermandad del Sol.


  



En tercer lugar nos vamos al barrio de Nervión y allí vemos una de las cruces públicas más importantes de la ciudad y la más antigua. En la calle Luis Montoto nos encontramos el Templete de la Cruz del Campo. Templete construido entorno a 1482. La actual cruz de mármol se atribuye a Juan Bautista Vázquez el Viejo y fue tallada en 1571. 





¡Espero os haya gustado!