viernes, 8 de diciembre de 2017

Castilleja de la Cuesta





Seguimos con la ruta por pueblos de la provincia de Sevilla.

Hoy nos vamos a Castilleja de la Cuesta.

Este municipio se encuentra en la comarca del Aljarafe, está situado a 6 kilómetros de Sevilla y tiene 17600 habitantes.

Abajo teneís el Ayuntamiento del municipio.








Ahora nos vamos a la Plaza de Santiago y vemos la Iglesia parroquial de Santiago Apóstol, Patrón de Castilleja de la Cuesta. De estilo neomudéjar cuyo primer edificio fue construido a final del siglo XIV, aunque fué objeto de algunas reformas, sobre todo en los siglos XVIII y XIX. En 1885 fué reconstruido de nueva planta.





















En el Retablo mayor obra neogotica realizada en el siglo XIX encontramos a Nuestra Señora de la Soledad Coronada obra anónima de la escuela sevillana del siglo XVI, junto al Cristo de los Remedios realizado entorno a 1703 y a Santiago Apóstol, de tamaño académico neoclásico realizada hacia 1821, titulares de la Hermandad de la Plaza. De destacar también la imagen de la Virgen de la Expectación tallada por Francisco de Ocampo y policromada por Lázaro Pantoja en 1616. Además de la imagen de la Virgen del Rosario realizada en 1574. Las pinturas murales que decoran las bóvedas del templo fueron realizadas a mediados del siglo XX por los maestros Juan Oliver Míguez y Alfonso Cháves Tejada. Una de las joyas más preciadas del templo es su pila bautismal de barro vidriado del siglo XV.


















También en la Plaza de Santiago vemos la Hacienda de San José o la Casa de los Siete Balcones como es popularmente conocida con su portada renacentista.










Subimos por la calle Enmedio hasta la antigua Hacienda Sagrada Familia, conjunto de arquitectura neoclásica que a través de un sencillo portal adintelado se accede a su señorío. Esta magnífica hacienda y sus jardines fueron cedidos al pueblo de Castilleja de la Cuesta a través de la Corporación Municipal, por la familia Guajardo-Farjado, herederos de los Marqueses de la Reunión de Nueva España, antiguos dueños de la misma. Hoy es la Casa de la Cultura.
 
 
 
 








 
 
 
Seguimos paseando por las calles de Castilleja.
 
 
 








 
 
 


Llegamos a la calle Real y en ella vemos la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Concepción, en sus tiempos fue una mezquita de la alquería fortificada de la calle Real que tras la  reconquista pasó a ser una Ermita. El templo actual data del siglo XVII. El templo consta de una sóla nave con tejado a dos aguas, cabecera con bóveda vaída y su fachada coronada por espadaña. Posee adosadas tres capillas: la Sacramental, la de María Santísima de los Dolores, y la Bautismal.












El retablo mayor de estilo barroco fue realizado entre 1702 y 1706 y está presidido por la Patrona de Castilleja de la Cuesta, la Inmaculada Concepción Coronada, imagen del siglo XVII. En otro retablo hay una imagen de la Virgen de la Piedad atribuida por algunos autores a Luisa Rodán y por otros a Benito de Hita y Castillo y el Cristo de la Vera Cruz del siglo XVI anónimo. En el muro derecho está la capilla Sacramental con una imagen de Jesús del Gran Poder, una talla de principios del siglo XVIII de Ruíz Gijón. La capilla está decorada con frescos y azulejos de mediados del siglo XX realizados por Juan Oliver. Cerca hay otra capilla con la Virgen de los Dolores, siendo esta una talla del siglo XVIII del taller de Roldan sobre un altar de estilo neoclásico. En esta iglesia tiene su sede la Hermandad de la calle Real.
























Bajamos un poco por la Calle Real y vemos el colegio de Las Irlandesas, una casa-palacio con forma de castillo que fue realizada en el siglo XVI. Pertenecía al jurado don Alonso Rodríguez, amigo de Hernán Cortés, y el conquistador residió en ella hasta su fallecimiento en 1547. En 1855, ya abandonado, fue adquirido por el duque de Montpensier que realizó algunas reformas en el interior del mismo y creó sus actuales jardines y, posteriormente, por asuntos de herencia, pasó a manos de la Corona. En 1889 se alquila a las monjas del Instituto de la Bienaventurada Virgen María, que es una orden irlandesa. Las monjas irlandesas adquirieron el palacio en 1903 y hoy es un colegio llevado por esta orden religiosa.

















Siguiendo por la calle Real nos encontramos el monumento a Inés Rosales. La historia de Inés Rosales se remonta a 1910. Desde su casa en Castilleja de la Cuesta comenzó a hacer unos dulces tradicionales del Aljarafe, llamados 'Tortas de Aceite', siguiendo una receta tradicional que se había ido transmitiendo de generación en generación. Pronto la demanda fue en aumento y alquiló el horno de la panadería de su pueblo y empleó a mujeres locales viudas para fabricar y vender las Tortas de Aceite, convirtiéndose así en una de las primeras mujeres empresarias de su tiempo. Actualmente y tras más de un siglo, las Tortas Inés Rosales son un reclamo a nivel nacional e internacional.








Por último bajando toda la Calle Real, a las afueras del pueblo y en la zona más alta del cerro de El Carambolo, nos encontramos la Ermita de Nuestra Señora de Guía, "morabito" o "rabitha" de la etapa almohade (siglos XI o XII) que fue reconvertido en iglesia cristiana. La cabecera es de planta cuadrada y está cubierta con una cúpula octogonal sobre trompas, en el interior decorada con arquerías ciegas de pequeños arcos mixtilíneos y apuntados que apoyan sobre columnas. Preside la misma la imagen de Nuestra Señora de Guía, del siglo XVII. Esta imagen es la protectora de la corporación municipal de Castilleja de la Cuesta. Otras tallas destacadas son una imagen del siglo XVII de Santa Lucía y la imagen del Santísimo Cristo de las Tres Caídas del siglo XX.
























¡Espero os haya gustado este reportaje!


No hay comentarios:

Publicar un comentario