miércoles, 29 de agosto de 2018

Frómista




Comenzamos la ruta por pueblos de la provincia de Palencia en Castilla y León.

Hoy nos vamos a Frómista.

Este municipio se encuentra a 32 kilómetros de la capital, Palencia, y tiene 800 habitantes.

Abajo podéis ver el ayuntamiento del municipio.







Junto a la casa consistorial se levanta la Iglesia parroquial de San Pedro, de estilo gótico del siglo XV con posteriores reformas renacentistas.
 
 
 










 


Salimos y damos un paseo buscando la zona más alta del municipio.








Ahora vemos la antigua Iglesia de Santa María del Castillo, de estilo gótica-renacentista. En la actualidad alberga un montaje multimedia Vestigia, Leyenda del Camino. El mismo supone adentrarse en la historia y los orígenes de Frómista.
 
 
 
 



Volvemos al centro del municipio y vemos ahora la Iglesia de San Martín de Tours, del siglo XI, es uno de los templos románicos más completos de toda Europa. Destacan sus armoniosos ábsides y cimborrio, sus canecillos e impostas y sus capiteles.













Seguimos paseando por las calles de Frómista prestando atención a algunas fachadas.







Por último vemos la Ermita de Nuestra Señora del Otero, templo de una sóla nave gótico reformado en el siglo XVIII. En su interior se encuentra la Virgen del Otero, de estilo románico perteneciente al siglo XIII.
 
 
 
 
 
 
Espero os haya gustado el reportaje de esta localidad palentina. 



martes, 21 de agosto de 2018

Monasterio de San Juan de los Reyes de Toledo




Seguimos de ruta por Toledo, hoy vemos el Monasterio de San Juan de los Reyes.

Es un convento perteneciente a la Orden Franciscana que fue construido bajo el patrocinio de la reina Isabel I de Castilla con la intención de convertirlo en mausoleo real, en conmemoración de la batalla de Toro y del nacimiento del príncipe Juan. Se trata de una de las más valiosas muestras del estilo gótico isabelino y el edificio más importante erigido por los Reyes Católicos.








 El templo, que se terminó en 1495, corresponde plenamente al tipo isabelino, de una sola nave con capillas-hornacinas entre los contrafuertes y con coro elevado a los pies. 

La profusa ornamentación del templo muestra los símbolos de los Reyes Católicos, así como el águila de San Juan y decoración heráldica. El perímetro interior de la iglesia está recorrido por una franja con un texto conmemorativo, lo que puede considerarse una adaptación de la epigrafía árabe a la arquitectura cristiana. El escultor Egas Cueman colaboró decisivamente en la decoración del conjunto. 

El retablo de la iglesia fue realizado por Francisco de Comontes para el Hospital de Santa Cruz, de ahí que muestre las armas del cardenal Mendoza, fundador del Hospital.











El claustro, construido tras la muerte de Guas, está formado por bóvedas de crucería sin nave central y un arco conopial mixtilíneo en la galería del segundo piso. En los arcos de entibo aparecen como decoración figuras en los ángulos, y los tímpanos de las puertas está representada la Verónica. Pero lo más destacado desde el punto de vista iconográfico es el muro del claustro decorado con cenefas vegetales a modo de alfiz, dejando espacio para pinturas y esculturas.

La construcción del claustro al igual que la de la iglesia se concluyó en 1476 mientras que el resto del convento tardó algunos años más en ser finalizado.















¡Espero os haya gustado este reportaje!