miércoles, 5 de junio de 2019

Primer día de camino del Rocío de Utrera




Ayer martes 4 de junio la Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Utrera comenzó su caminar hacia la aldea, para cumplir con el rito de cada pentecostés.

Este año no es un Rocío cualquiera. Se conmemora el centenario de la Coronación Canónica de la Blanca Paloma y sirve también de antesala a la venida de la Virgen a Almonte que se producirá el próximo mes de agosto. 

Tras la misa de romeros en la parroquia de San José, el Simpecado fue entronizado en una carreta que hace un guiño a los dos acontecimientos que se conmemoran, mostrando en dos varales de la carreta una corona y un sombrero de Pastora. 

En este camino se estrena el enriquecido de la urna de metacrilato que resguarda la pequeña imagen de la Virgen de Consolación, Patrona de la localidad, que se encuentra en el frontal de la propia carreta. Uno de los candelabros delanteros lucía un crespón negro en recuerdo al desaparecido José Antonio Reyes; así como los tradicionales mostachones de Utrera.

El Simpecado de esta hermandad fue realizado por sobrinos de Elena Caro en el año 1986, la Virgen es de marfil con todos los atributos en oro de ley y piedras preciosas, lleva a los lados dos Ángeles del mismo material vestidos y sosteniendo en las manos ramos de girasoles y trigo, el fruto de la campiña. La carreta tirada por bueyes, es de alpaca plateada de seis varales. Se sostiene el Simpecado en preciosa peana en plata de ley con el espíritu santo rematando el mástil.

La comitiva recorrió las calles de la localidad antes de dejar atrás los adoquines y el asfalto y adentrarse en los caminos, cosa que hizo entorno a las diez de la mañana.




A las doce de la mañana se rezó el Ángelus y se hizo una parada de descanso detrás de la Urbanización Bencarrón.







Después de dos horas de camino entre olivares, pinares y chumberas, el sesteo se realizó en la Hacienda El Cántaro.

















Después y en las horas más calurosas del día la comitiva prosiguió su camino hasta el Cortijo La Florida, lugar donde se cambiaron los bueyes de la carreta del Simpecado y por donde pasaron todos los animales para beber agua y reponer fuerzas.













Posteriormente se cruzó por encima de la Autopista Sevilla-Cádiz buscando poco a poco la Hacienda de Bujalmoro donde se volvió a sestear, tanto los peregrinos como los animales recuperaron fuerzas y antes de irse se le cantó la salve a la Inmaculada Concepción que preside la capilla de la hacienda.















Después del merecido descanso y con las últimas luces de la tarde se salió de la Hacienda de Bujalmoro buscando lo que sería la última parte de un maravilloso primer día de camino al Rocío. Al anochecer llegó la comitiva al Parque Periurbano La Corchuela donde la Hermandad del Rocío de Utrera hacía su primera pernocta bajo los pinares de este lugar.















¡Espero os haya gustado este reportaje!



2 comentarios:

  1. Un reportaje muy completo y enseñando cada momento de un día del camino del Rocío. Ne ha encantado las fotos de las haciendas y cortijos donde se hacían las paradas.

    ResponderEliminar
  2. Con esos mostachones en los varales se sabe de lejos de donde viene esta hermandad, preciosa la carreta de Utrera y el reportaje entero. ¡Mi más sinceras felicitaciones!

    ResponderEliminar