miércoles, 20 de diciembre de 2017

Sevilla, ciudad de cruces. Santa Cruz y el entorno de la Catedral

Seguimos con la serie sobre las cruces que hay repartidas por la ciudad de Sevilla.

Hoy nos vamos al barrio de Santa Cruz y el entorno de la Catedral.
 
Primero vemos la cruz de la plaza de Santa Marta. Tras la plaza de la Virgen de los Reyes entramos en el callejón o barreduela de Santa Marta, que termina en una pequeña plaza con el mismo nombre.  La preside un crucero realizado en 1564 por Diego Alcaraz que procede del hospital de San Lázaro, donde se colocaría como humilladero, e instalado aquí con ocasión de la reurbanización del barrio de Santa Cruz en los primeros años del siglo XX. 
 






Salimos de la barreduela de Santa Marta y tiramos por la calle Mateos Gago, cogemos por la segunda calle a la izquierda y entramos en la estrecha y escondida calle Ángeles. En esta calle a mitad de la misma y sobre la fachada de una casa vemos un retablo de madera con una cruz superpuesta. El retablo de la cruz de la calle Ángeles es anterior al siglo XVI, en su origen tenía pinturas con escenas religiosas que no han perdurado con el paso de los siglos y las inclemencias metereológicas.






Nos metemos de lleno en el barrio de Santa Cruz y tirando por la calle Ximénez de Enciso buscamos la escondida plaza de la Escuela de Cristo. En una esquina de la misma vemos la cruz de la Escuela de Cristo.








 Seguimos avanzando por la calle Ximénez Enciso en dirección a Santa María la Blanca hasta que nos encontramos con la esquina de la calle Cruces, al principio de la calle justo en la esquina en una fachada hay dos cruces de madera pintadas de color verde empotradas en una fachada, las mismas estuvieron en ese sitio puestas desde el siglo XVI hasta 1868 que son trasladadas al Hospital de los Venerables y vuelven a ser colocadas en su sitio en el año 1955.





Entramos en la calle Cruces y a mediados de la misma hay un ensanche a modo de plazuela y allí nos encontramos un calvario formado por tres columnas coronadas por tres cruces de hierro forjado.






Seguimos de frente por la calle Cruces hasta la plaza de los Refinadores
  y a la derecha cogemos por la estrecha calle Mezquita que todo de frente nos llevará a la plaza de Santa Cruz y en medio de la misma la cruz más famosa de Sevilla, la cruz de la Cerrajería.

 La cruz de forja fue realizada por el rejero Sebastián Conde en 1692. Está situada en el centro del jardín que decora la plaza. Esta cruz estuvo situada hasta 1840 en la calle Sierpes, en su confluencia con la calle Rioja. La cruz está diseñada como una cruz farola de la que salen cuatro serpientes, que hacen referencia a la calle Sierpes, su primitivo lugar de emplazamiento, y sobre sus cabezas se apoyan unos angelitos que portan unos faroles forjados. La Cruz de la Cerrajería fue trasladada al emplazamiento actual en 1918.






 
Buscamos la salida del barrio de Santa Cruz por la plaza Alfaro, las calles Agua, Vida, Judería y Patio de Banderas. Dentro del Alcázar también hay una cruz que destacar que se encuentra en el Jardín del Chorrón.
 
 




 Salimos del Alcázar y volviendo al entorno de la Catedral, en un lateral del Archivo de Indias vemos para terminar la Cruz del Juramento. Levantada en 1612 servía de escenario para los tratos entre mercaderes de la antigua Casa de la Lonja, su nombre viene de los juramentos que hacían los mercaderes para ganarse la confianza de otros.





¡Espero os haya gustado!


 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario