martes, 21 de julio de 2020

Iglesia de Santo Domingo de Guzmán de Bornos





Seguimos en Bornos y hoy vemos en profundidad la Iglesia parroquial de Santo Domingo de Guzmán, templo del siglo XVI con dos estilos arquitectónicos: el primitivo gótico, ya muy reformado, y otro barroco que invadió toda la Iglesia.

La fachada principal, a los pies del templo, es muy simple y está realizada en estilo neoclásico, dividida en dos por un frontón. Su cuerpo inferior carece de ornamentación; sólo el vano de la puerta rompe esta sencilla monotonía, con una portada en dos cuerpos de altura, la inferior con sólo un vano de medio punto enmarcado entre dos columnas toscanas de fuste estriado que se asientan sobre pedestal. El cuerpo superior, triangular, adornado con cuatro columnas adosadas, sobre las que se apoya un frontón pequeño triangular, en cuyo tímpano existe un azulejo del titular de la misma, Santo Domingo de Guzmán.

Adosada a la fachada se encuentra la torre del campanario, de 31 metros de altura, edificada en 1792.








La iglesia tiene planta rectangular con crucero y tres naves separadas por pilares cuadrangulares con pilastras adosadas, sobre los que se apean los arcos de medio punto que soportan las bóvedas de arista con que se cubre el templo.

En el interior podemos destacar el retablo mayor, de estilo barroco, realizado por Juan de Valencia y acabado en 1706. A ambos lados del retablo mayor hay dos capillas con retablos barrocos, en una vemos la imagen del Cristo del Capítulo, crucificado anónimo del siglo XVI realizado en caña de maíz y papel, de escuela mexicana.

El coro es de estilo barroco, cerrado con unas sencillas rejas, en el que se encuentra el órgano de la Parroquia, construido por el Maestro José Antonio Morón en 1782.









La Capilla del Sagrario tiene una media naranja ejecutada con calados y florones de yeso. Preside un retablo de estilo barroco donde se venera la imagen de Nuestra Señora del Rosario, Patrona de Bornos.






Después vemos los retablos e imágenes de la nave de La Epístola destacando la capilla de Ánimas, con retablos barrocos del siglo XVIII, en uno de ellos vemos un lienzo de la Virgen de Belén, atribuida a la Escuela Sevillana del siglo XVII; y las imágenes del Cristo de la Vera Cruz, anónimo del siglo XVI y la Virgen de los Remedios.










En la nave del Evangelio lo más destacable es la capilla de Jesús Nazareno, con retablos barrocos y el principal neoclásico. En ella vemos las imágenes de Nuestro Padre Jesús Nazareno, anónimo del siglo XVII; la Virgen de los Dolores; la Virgen del Tránsito; el Cristo de la Humildad y Paciencia, anónimo del siglo XVI; y las imágenes de talla completa de Santa Bárbara y San Laureano, este último Patrón del municipio.













¡Espero os haya gustado este reportaje!




1 comentario:

  1. Una iglesia impresionante, muy interesante de conocer.

    ResponderEliminar