jueves, 1 de octubre de 2020

Santa Olalla del Cala


 

 

Seguimos con la ruta por pueblos de la provincia de Huelva.

Hoy nos vamos a Santa Olalla del Cala.

Esta localidad se encuentra en la comarca de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Está situada a 120 kilómetros de Huelva y tiene 2000 habitantes.
 
 Abajo vemos el Ayuntamiento del municipio situado en la plaza de la Constitución.











Nos dirigimos al barrio alto del municipio y subiendo por la calle Iglesia vemos el Crucero, cruz renacentista labrada en piedra.

Seguimos subiendo y llegamos a la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, edificada en el siglo XIV sobre una antigua sinagoga  de los siglos IX y X de la que quedan algunos elementos arquitectónicos. Con el paso de los siglos ha tenido distintas reformas dando lugar al actual templo que une los estilos gótico, mudéjar y barroco.
 
Tiene dos portadas, la puerta de la Epístola gótica-mudéjar, de arco de herradura apuntado de granito que desde el siglo XVIII ha quedado interior y, otra a los pies de la Iglesia, denominada la Puerta del Perdón de estilo gótica de arco apuntado de granito, realizada en el siglo XV. Anexa a ésta se conserva la base de una torre circular desmochada que había sido el campanario original. En el siglo XVIII la Iglesia fue reconstruida posiblemente por los daños causados tras el terremoto de Lisboa. En la restauración se cambió la ubicación del campanario y se añadieron las capillas laterales.  


















Justo al lado de la iglesia y en el punto más alto del cerro, se levanta el Castillo de Santa Olalla del Cala. Castillo- Fortaleza del siglo XIII, de estilo gótico y mudéjar de tradición almohade. Fue construido por Sancho IV el Bravo por medio de un acuerdo del Consejo de la ciudad de Sevilla para construir fortalezas en Cumbres y Santa Olalla. Supuso la consolidación de una línea defensiva de frontera en las estribaciones occidentales de Sierra Morena, conocida como la Banda Gallega.
 
El recinto es de forma rectangular alargado, de grandes proporciones y realizado por un conglomerado de piedras y argamasa (mezcla de arena y cal). Está compuesto por murallas y diez torres, cuatro de ellas semicirculares y seis rectangulares, estas últimas divididas por impostas horizontales de ladrillos. Son dos tipos de cubiertas realizadas, siendo la mayoría de ellas bóvedas ojivales y de aristas por la que se accedía al interior del Castillo. La torre principal de base rectangular, de dos pisos, con entrada en recodo y arcos exteriores de medio punto labrados de sillería de granito, así como el interior del Castillo y su amurallado, han sido rehabilitados recientemente. El Castillo fue declarado Bien de Interés Cultural en 1949.
 
 
 
 













 
 
 
Antes de bajar del cerro vemos las vistas del municipio y en los alrededores del Castillo vemos una zona reacreativa de merenderos donde se sitúa la Fuente de Arriba.
 
 
 
 






 
 
Descendemos al barrio de abajo, levantado en el siglo XX y en él hacemos dos paradas, primero vemos la Iglesia de San Pedro, de estilo moderno y edificada  a mediados del siglo XX.






Por último vemos la Fuente de Abajo, situada en la plaza Félix Rodríguez de la Fuente. Fue construida como bien menciona su placa en el año 1932, siendo alcalde D. Antonio Delgado Carballar, para abastecer a la población y es de estilo regionalista.





¡Espero os haya gustado este reportaje!




1 comentario: