miércoles, 5 de agosto de 2020

Medina Sidonia





Seguimos con la ruta por pueblos de la provincia de Cádiz.

Hoy nos vamos a Medina Sidonia.

Este municipio se encuentra en la comarca de La Janda. Está situado a 45 kilómetros de Cádiz y tiene 11708 habitantes.

Arriba y abajo vemos el Ayuntamiento de estilo barroco y neoclásico, comenzó su construcción en 1673, y se encuentra presidiendo la plaza de España.












Subimos buscando el barrio de Santa María y atravesamos el Arco de Belén, una de las puertas de la antigua muralla.

Tras cruzarlo nos encontramos la Iglesia parroquial de Santa María la Mayor la Coronada. Edificio gótico plateresco edificado sobre el solar de una iglesia anterior de igual nombre y en el mismo lugar de una antigua mezquita, data su estructura principal del siglo XVI mezclando elementos renacentistas, góticos y mudéjares.

En su interior destacar el retablo mayor, en el que trabajaron autores como Roque Balduque (1559), Juan Bautista Vázquez el Viejo (1575) y el decorador Miguel Vallés (1584). Sus calles y entrecalles formadas por 168 figuras, narran los principales misterios de la vida de Jesús y la virgen María. La imagen de la virgen María coronada preside el centro del retablo.

El coro está formado por un órgano obra de Juan de Hotigues en 1742 aunque reformado en 1868 por Francisco de Paula Carreo de Reina, es de estilo rococó. En el interior del espacio encontramos una ornamentada sillería de madera, cerrando todo el conjunto una reja de hierro forjada por Pedro Gómez de Castilla en 1631.

En la capilla del sagrario vemos un retablo de estilo rococó realizado en 1763 y presidido por la imagen de Nuestra Señora de la Paz, Patrona de Medina Sidonia.

























Después vemos el Castillo de Medina Sidonia, son las ruinas de una antigua fortificación situada en lo alto del cerro del Castillo. Los estudiosarqueológicos señalan la existencia de tres fortificaciones superpuestas temporalmente. Restos de un castellum militar romano, del que se conservan gruesos muros construidos con sillares, y que ocupa la mayor parte de la cumbre del cerro. Restos del alcázar árabe, del que se conservan varios tramos de murallas construidas con tapial. Restos del castillo medieval, mandado a construir por Enrique Pérez de Guzmán y Meneses, II duque de Medina Sidonia.

Entre finales del siglo XVI y bien avanzado el siglo XX el castillo y su entorno sirvieron de cantera para extraer piedras que se utilizaron en nuevas construcciones de la ciudad, como la iglesia de Santa María la Mayor la Coronada y el Ayuntamiento, dejando a la fortaleza en las ruinas que han llegado hasta la actualidad.

Tambien vemos algunos restos del recinto amurallado medieval islámico.













A unos metros de la iglesia mayor vemos el Convento de Jesús, María y José conocido popularmente como Monjas de Arriba. Fundado bajo los deseos de Diego De Iparraguirre, marino y cargador de indias, se ejecutan las obras entre 1688 hasta 1692.









Siguiendo nuestro recorrido vemos otra zona de murallas medievales islámicas, el tramo de la Fuente Salada es el mejor conservado y estudiado de la muralla urbana de Medina Sidonia, y también el de mayor longitud visible. Su elemento más emblemático es una puerta de estilo andalusí, el Arco de la Pastora o Puerta de la Salada, datada en el siglo X; contando con tres torres, una de ellas desaparecida, que junto con el lienzo de muralla almenada, defendían el acceso noroccidental de la ciudad.

Al menos desde época medieval, por la base del muro aflora el agua de un manantial que se recoge en un abrevadero, que es conocido como la Fuente de la Salada.

















Ahora vemos la Iglesia parroquial de Santiago el Mayor, edificada en el siglo XVI, a su trazado original mudéjar se añadirá en los siglos XVII y XVIII, las capillas, el coro y dos portadas en los ábsides laterales.

La nave central está cubierta por un artesonado de par y nudillo de estilo mudéjar. La capilla mayor se eleva sobre una base de cinco peldaños y está cubierta por una bóveda de crucería.

Destaca el retablo mayor con quince pinturas de escuela sevillana del siglo XVII estando relacionados con el estilo de Juan del castillo y que representan entre otras la natividad, la pascua de Resurrección la Epifanía y Pentecostés, además de distintos santos.

Resaltable es la capilla del sagrario con nervadura mudéjar y confeccionándose para la hermandad del nazareno en 1780. En el camarín se encuentran la imagen de Jesús Nazareno de escuela sevillana del siglo XVII, la Virgen de los Dolores del siglo XVII y San Juan Evangelista obra también barroca.

Otra de las capillas destacables es la del Cristo de la Buena Muerte obra de rasgos manieristas que podría datarse tanto a finales del siglo XVI como principios del XVII y la capilla de la virgen del Carmen obra del siglo XVIII.
















Nos dirigimos a la céntrica y comercial calle San Juan donde en primer lugar vemos la Plaza de Abastos, construyéndose entre los años 1867 y 1871.











Avanzando por la calle San Juan nos encontramos con el Convento de San Cristóbal y Santa Rita, conocido popularmente como las Monjas de Abajo. Edificado en el siglo XVII con posteriores reformas.











Damos ahora un paseo por las calles y plazas asidonenses y asomándonos también a algunos patios de sus casas.


































Termino este reportaje viendo la Iglesia de Nuestra Señora de la Victoria, se corresponde con el antiguo convento de los Frailes Mínimos de San Francisco de Paula orden que en una permuta con los hermanos de San Juan de Dios se trasladan al centro de la ciudad y edifican el conjunto entre 1676 y 1709.

Las desamortizaciones del siglo XIX producirán el abandono de la zona conventual conservándose en la actualidad solo el templo.










¡Espero os haya gustado este reportaje!





2 comentarios:

  1. Impresionante municipio con un gran patrimonio histórico y muy bellos rincones, habrá que ir a conocerlo.

    ResponderEliminar