viernes, 23 de agosto de 2019

Aranjuez





Comenzamos la ruta por pueblos de la provincia de Madrid.

Hoy nos vamos a Aranjuez.
 
Es uno de los Reales Sitios de la Corona de España desde que Felipe II así lo nombrara en 1560, aunque posee además el título de villa desde 1899, razón por la cual el municipio es conocido como "Real Sitio y Villa de Aranjuez".

Este municipio se encuentra a 42 kilómetros de Madrid. Tiene 59038 habitantes.
 
Arriba y abajo os enseño el Ayuntamiento, edificio de 1786 que fue la antigua casa de empleados, luce un hermoso reloj instalado en 1889.
 
 
 
 

 
 
 
El consistorio se encuentra en la Plaza de la Constitución donde vemos el monumento a Alfonso XII y al otro lado el Mercado de Abastos, obra del arquitecto Enrique Sánchez Sedeño entre 1891 y 1895.
 
 
 
 

 
 
 
 
Ahora vemos el principal edificio del municipio, el Palacio Real de Aranjuez, una de las residencias de la Familia Real Española, actualmente gestionado y mantenido por Patrimonio Nacional.
 
Fue erigido en el siglo XVI por orden de Felipe II, quien le encomendó el proyecto al arquitecto Juan Bautista de Toledo que murió durante su construcción, por lo que su discípulo Juan de Herrera fue el encargado de rematar la obra. Durante todo el siglo XVII se paró la obra, hasta que en tiempos de Fernando VI se acomete una importante ampliación que continuará Carlos III.
 
 Además de sus maravillosas estancias y salones destacan sus 
 inmensos jardines, proyectados para ensalzar la residencia real dentro de la seca meseta del centro de la península ibérica y regados con las aguas de los ríos Tajo y Jarama, son los más importantes del periodo de los Habsburgo.  
 
Más adelante subiré una entrada dedicada a este edificio con más información y fotografías.
 
 
 
 

 

















Después visitamos la Plaza de San Antonio, plaza rectangular de grandes dimensiones levantada en el siglo XVIII, porticada en tres de sus caras, a ella dan la Casa de Caballeros y Oficios y la Casa de Infantes, edificios civiles de estilo neoclásico encargado por Carlos III, de planta cuadrada, tienen tres pisos y patio con galerías porticadas con dos fuentes, también dan a la plaza la Iglesia de San Antonio y el jardín de Isabel II. Se la conoce también como "de la Mariblanca" debido al conjunto escultórico conocido como la fuente de la Mariblanca, cuyo nombre real es la fuente de Venus, que decora el extremo norte de la plaza.

Presidiendo la plaza se encuentra la Real Capilla de San Antonio, templo barroco del siglo XVIII, esta capilla serviría para el pueblo y la Monarquía. Se comenzó a construir en 1752 y su autor fue Santiago Bonavía. Carlos III mandó ampliar la capilla, incorporándose una gran pieza cuadrada con cubierta a dos aguas. 

Las galerías de arcos que unen a través de soportales esta capilla con la Casa de Infantes por un lado y por otro con las Casas de Caballeros y de Oficios, se construyeron después de morir Bonavia en 1767 siendo arquitecto mayor del Real Sitio Jaime Marquet.



































Ahora visitamos la Estación de Ferrocarril, construida entre los años 1922 y 1927 en sustitución de una anterior. Es de estilo neomudéjar y de gran riqueza ornamental. 
















Después vemos la antigua Casa del Gobernador, actualmente Centro de Estudios Superiores Felipe II, centro de enseñanza adscrito a la Universidad Rey Juan Carlos.







Siguiendo nuestro paseo vemos la Iglesia parroquial de Nuestra Señora de las Angustias, también conocida como Iglesia de Alpajés. Comenzó su construcción por el arquitecto Cristóbal Rodríguez de Jarama en 1681, tiene planta de cruz latina. Se encontraba ubicada en el antiguo barrio medieval de Alpajés que fue absorbido durante el ensanche de Aranjuez en el siglo XVIII. Presidiendo el templo se encuentra la Virgen de las Angustias, Patrona de Aranjuez.













Nos adentramos en el Jardín del Príncipe y en su extremo oriental nos encontramos la Casa del Labrador, es una de las residencias de la Familia Real Española. Es un palacete neoclásico edificado a finales del siglo XVIII. El interior destaca por su decoración suntuosa, a partir de materiales como la seda, el estuco, el bronce, el mármol, el vidrio, el platino o las maderas nobles, obra de Jean-Démosthène Dugourc, en su mayor parte, y por las pinturas de Mariano Salvador Maella, entre otros autores. Es notable la influencia francesa e italiana y el estilo Imperio es el más recurrente.

El monumento depende de Patrimonio Nacional, el organismo estatal que gestiona los bienes del Estado al servicio de la Corona.  

Se debe al impulso del rey Carlos IV, fue concebida como un lugar de recreo y está considerada como el proyecto más personal de este monarca.


















Damos un último paseo por este municipio y terminamos viendo la Plaza de Toros, edificada en 1797; y el Convento de San Pascual, de estilo neoclásico del siglo XVIII. 















¡Espero os haya gustado este reportaje!


 

1 comentario:

  1. Impresionante ciudad, todo el mundo conoce el Palacio Real pero casi nadie conoce el resto del patrimonio del municipio. Un reportaje muy completo.

    ResponderEliminar