sábado, 14 de marzo de 2020

Peña de Arias Montano





Hoy nos quedamos en la localidad onubense de Alájar y visitamos la Peña de Arias Montano.

Situada a escasos kilómetros y por encima del casco urbano subimos a la peña de Alájar, es un monumento de la naturaleza de gran valor paisajístico e histórico. Aquí vivió el famoso humanista Benito Arias Montano, que le dió nombre, por eso hoy día se conoce con el nombre de Peña de Arias Montano. Ofrece unas vistas increíbles de Alájar y todo hacia el sur de la provincia de Huelva. Debajo es un entramado de cuevas entre las que destaca el Palacio Osucro. Y un abrigo con pila bautismal paleocristiana del siglo VI conocida como "Bañera de la Reina" por ser una pila de bautismo de cuerpo entero.
 
En una meseta de la peña se encuentra la Ermita de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, edificada en el siglo XV es un edificio formado por ampliaciones y reformas a un pequeño templo. Consta de nave, presbítero y camarín, además de sacristía, vivienda y anexos. La nave, con fuertes deformaciones en planta, tiene dos arcos transversales apuntados, que arrancan de pilares adosados.
En torno a 1908 la ermita experimenta una importante reforma, añadiéndosele el camarín, la portada y su actual cubierta, todo ello en estilo neobarroco.
 
En su interior se venera la Reina de los Ángeles Coronada, Patrona de Alájar y de la comarca de la sierra. La actual imagen de la Reina de los Ángeles es una copia fidedigna de la antigua escultura gótica, realizada por Antonio Illanes Rodríguez en el año 1937. 
 
Delante de la Ermita hay una portada almohadillada. Consta de dos semicolumnas y un arco, además de las mochetas en derrame y unos arranques de muros a modo de contrafuertes. Es de orden rústico y estilo manierista, careciendo de referencia histórica de su función.
 
Situada al borde de la meseta donde se asienta la ermita se encuentra una pintoresca espadaña, acompañada por sendas garitas apilastradas, de planta circular y bóveda de media naranja, es una reconstrucción de finales del siglo XVIII.
 
 
 
 











 












 
 
 
¡Espero os haya gustado este reportaje!
 
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario