domingo, 6 de septiembre de 2020

Chiclana de la Frontera

 
 
 
 
Seguimos con la ruta por pueblos de la provincia de Cádiz.

Hoy nos vamos a Chiclana de la Frontera.

Este municipio se encuentra en la comarca de la Bahía de Cádiz. Está situado a 24 kilómetros de Cádiz y tiene 85560 habitantes.
 
 Arriba os enseño las riberas del río Iro a su paso por la localidad.

Abajo vemos el Ayuntamiento, antigua Casa-Palacio de don Alejandro Risso, que data del siglo XVIII, de estilo clasicista. Sólo mantiene la fachada ya que el resto del edificio es de nueva construcción de hormigón armado, moderno y funcional.









Después pasamos por debajo de la Torre del Reloj, conocida popularmente como Arquillo del Reloj, es uno de los edificios más emblemáticos de Chiclana. Se construyó en el siglo XVIII sobre una de las antiguas puertas de la Villa, que en su origen formaba parte del antiguo Cabildo.
 
 
 
 





 
 
 
Atravesando el Arquillo del Reloj llegamos a la Plaza Mayor, la cual preside la Iglesia Mayor parroquial de San Juan Bautista. El templo se edificó en el siglo XVIII, obra cumbre del neoclasicismo gaditano. Diseñada por Torcuato Cayón y finalizada por su ahijado y discípulo Torcuato Benjumeda. Está construida sobre una iglesia anterior, de la que conserva en una de sus capillas un retablo flamenco del siglo XVI. Cuenta con tallas de gran valor y varios cuadros de la escuela de Zurbarán. La capilla mayor está presidida por un baldaquino donde se encuentra la imagen de San Juan Bautista, Patrón de Chiclana, talla genovesa de Francesco María Maggio que data del siglo XVIII, en torno 1750. 
 
 
 
 





 
 
 
En uno de los laterales de la Plaza Mayor está situada la Casa Briones, edificio neoclásico del siglo XVIII, actualmente alberga el Museo de Chiclana. El público podrá observar diversos contenidos como la prehistoria y antigüedad de la ciudad, su formación, la batalla de Chiclana y la época contemporánea. Espacios dedicados también a la industria vitivinícola, la horticultura, las salinas, la pesca... además de salas para exposiciones temporales.










Muy cerca nos encontramos con la Ermita del Santo Cristo, es el edificio religioso más antiguo de la ciudad, data de finales del siglo XV, en su interior alberga la cofradía de la Vera Cruz, cuyo titular es el Santo Cristo de la Vera Cruz, al que se atribuye origen mexicano.
 
 
 
 












 
 
 
En la zona de La Banda, al otro lado del río Iro, visitamos el Museo Taurino Paquiro. Dedicado a la figura del torero Francisco de Paula Montes y Reina "Paquiro", nacido en Chiclana el 13 de enero de 1805. Está considerado el torero más importante del siglo XIX.
 
 
 
 



 
 
 
Ahora en la calle La Plaza os enseño la Iglesia parroquial de la Santísima Trinidad, conocida popularmente como de San Telmo. Templo construido en el siglo XVII, regido por agustinos. En su interior destaca el altar mayor de estilo barroco fechado en 1740, presidido por la imagen de Nuestra Señora de los Remedios, Patrona de Chiclana. En el exterior destaca la espadaña angular. 
 
 
 
 






 
 
 
 
Dando un paseo por el centro vemos el Monumento al Torero Paquiro






 
 
 
 
Llegamos a la plaza de Jesús Nazareno y allí nos encontramos con el Convento de Jesús Nazareno. Fue fundado por por la Madre Antonia de Jesús en el año 1666, comenzando su construcción al año siguiente y finalizándose en 1674. Está regido por Madres Agustinas Recoletas.

Del exterior, destaca la magnífica portada lateral barroca abierta a la plaza, realizada con mármoles blancos traídos desde Génova. En ella sobresalen las cuatro grandes columnas salomónicas de capiteles corintios sobre altos pedestales labrados que enmarcan el hueco central adintelado de la entrada sobre el que figura una imagen de su titular, Jesús Nazareno, también en mármol blanco entre frontón partido, entre guirnaldas, jarrones y angelotes.

En su interior y presidiendo el templo se encuentra la talla procesional de Nuestro Padre Jesús Nazareno, del siglo XVI y que tiene gran devoción entre los chiclaneros.
 
La iglesia es el exponente principal de templo barroco en la ciudad. También destacar la imagen del Divino Indiano, pequeño Cristo Nazareno realizado con pasta de yute y traído al convento por Julián Cortés desde México en el siglo XVII.
 
 
 
 











 
 
 
 
Tras salir de este precioso convento damos un paseo por las calles y plazas de Chiclana de la Frontera.
 
 
 
 





































Vemos ahora la Casa-Palacio del Conde del Pinar del siglo XVIII y que alberga actualmente un colegio y en la siguiente fotografía y en la orilla del río Iro está situada la Iglesia parroquial de San Sebastián
 
 
 
 


 



Después contemplamos las vistas que nos ofrece el río Iro a su paso por la ciudad.
















Por último subimos al punto más alto del municipio, el demoninado cerro de Santa Ana, allí se levanta la Ermita de Santa Ana. Fue construida por Torcuato Cayón en el siglo XVIII. Es una original capilla octogonal, rodeada de un pórtico de arcada ochavada. Su interior alberga el conjunto escultórico de Santa Ana y la Virgen Niña, tallada por el genovés Domingo Giscardi en el siglo XVIII. Esta imagen tiene gran devoción entre los chiclaneros.
 
Desde el cerro hay unas impresionantes vistas del municipio y de la bahía. 



















¡Espero os haya gustado este reportaje!





2 comentarios:

  1. Preciosa ciudad, me ha gustado sobretodo la ribera del río y la Ermita de Santa Ana con su mirador.

    ResponderEliminar
  2. Conocía la zona de playas pero no el pueblo en sí y me ha sorprendido muchísimo, habrá que ir a conocerlo.

    ResponderEliminar