viernes, 15 de noviembre de 2019

Martos






Empezamos la ruta por pueblos de la provincia de Jaén.

Hoy nos vamos a Martos.

Este municipio se encuentra a 24 kilómetros de Jaén, en la comarca Metropolitana de Jaén y tiene 24207 habitantes.
 
Arriba y abajo vemos el Ayuntamiento del municipio, antigua cárcel y cabildo, edificado en el siglo XVI por el arquitecto Francisco del Castillo. Considerado como una de las obras cumbres del manierismo andaluz, constituyendo una de las obras más emblemáticas e identificativas de la ciudad de Martos. Está situado en la plaza de la Constitución.
 
 
 
 
 





 
 
 
 
 
En una de las esquinas de la plaza de la Constitución nos encontramos con la Real Iglesia parroquial de Santa Marta, templo edificado en el siglo XIII sobre las ruinas de una mezquita árabe. La iglesia está consagrada a la Patrona de la ciudad, Santa Marta, que preside el camarín del retablo mayor. Destacable en su exterior la portada principal de estilo gótico isabelino y la torre campanario. Al templo se encuentra adosada la capilla de Nuestro Padre Jesús Nazareno, construida durante el siglo XVII, decorada con frescos barrocos. Además de la propia de la Patrona, en este templo tienen su sede las Hermandades del Nazareno, Fe y Consuelo y la de San Juan de Dios.
 
 
 
 
 
 







 







 
 
 
 
 
Salimos de la parroquia y antes de marcharnos de la plaza vemos el Círculo Nueva Amistad o Casino, construcción de estilo historicista de principios del siglo XX.
 
 
 
 
 

 
 
 
 
Después y cerca de allí vemos el Castillo de la Villa, fortaleza urbana construida por la orden de Calatrava, se conserva parte del recinto amurallado además de las torres Almedina, del Homenaje y Albarrana que son visibles desde muchos puntos de la localidad. Actualmente hay algunos tramos que están rehabilitándose.
 
 
 
 
 




 
 
 
 
 
Llegamos al baluarte del anterior castillo, donde se levanta el Santuario de Santa María de la Villa, el antiguo santuario de la Villa fue construido en los años posteriores a la entrega de Martos al Reino de Castilla, el 29 de julio de 1225. El antiguo Santuario fue quemado y destruido en la guerra civil.  El actual templo fue construido en la década de los 40 por el arquitecto Andrés Pajares, en estilo Neobarroco. El retablo mayor está presidido por la pequeña imagen de la Virgen de la Villa que goza de gran fervor y devoción entre los tuccitanos que la conocen popularmente como La Labradora.
El templo acoge también a los titulares de la Hermandad del Santo Entierro. 

















Salimos y desde la plaza del Santuario, el mirador de Santa María de la Villa, se pueden contemplar unas privilegiadas vistas de toda la ciudad además de ver la Torre Campanario de la Villa, edificada en el siglo XVI y único resto del antiguo santuario.














Después buscamos la Ermita de San Bartolomé, una de las primeras obras levantadas en Martos tras la reconquista cristiana, originalmente del siglo XIII con posteriores reformas. En su interior se venera a María Santísima de la Victoria, imagen que goza de mucha devoción entre los tuccitanos.
Tras salir de la ermita nos fijamos en que nos encontramos en las faldas de un peñón conocido como la Peña de Martos, en la parte más alta de esta se encuentran las ruinas del Castillo de la Peña, fortaleza construida por la orden de Calatrava en el siglo XIV sobre una fortificación anterior de origen islámico. 
 
 
 
 
 
 







 
 
 
 
 
 
Ahora damos un pequeño paseo por las calles de la vieja villa hasta llegar al Monasterio de la Santísima Trinidad, edificado a finales del siglo XVI. Pertenece a la Orden de la Santísima Trinidad y de los Cautivos. En este templo tienen su sede las Hermandades de la Cabeza, Humildad, Cautivo y Soledad.
 
 
 
 
 
 











 
 
 
 
 
Seguimos nuestro recorrido marteño y vamos a la plaza de la Fuente Nueva, donde vemos la portada de estilo barroco del antiguo convento de San Francisco.
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 
Después os enseño la Iglesia parroquial de San Amador y Santa Ana, preside el templo la imagen de San Amador, Patrón de Martos. En esta iglesia tienen su sede además de la propia del patrón, las Hermandades de la Oración en el Huerto y la Resurrección.















Vamos bajando por calles con pendientes pronunciadas y dejando atrás la vieja villa. En esta zona de expansión de finales del siglo XIX y principios del siglo XX nos encontramos numerosas casas de estilo historicista entre las que destaca la Casa de la Cultura de Aníbal González.
















Para terminar este reportaje de Martos vemos primero el Pilar de la Fuente Nueva, de finales del siglo XVI de estilo renacentista manierista, construida por el arquitecto y escultor Francisco del Castillo. Originalmente situada en la plaza de la Fuente Nueva que vimos anteriormente y actualmente colocada en un cruce de la avenida Miraflores. En segundo lugar y por último, dentro de las edificaciones religiosas modernas destacar la Iglesia parroquial de San Juan de Dios, en ella tienen su sede la Santa Vera Cruz y Amor y Auxilio.












¡Espero os haya gustado este reportaje de Martos!




2 comentarios:

  1. Todas las fotos preciosas .
    Gran reportaje .

    ResponderEliminar
  2. Preciosa ciudad que no conocía, el ayuntamiento y la fuente son impresionantes.

    ResponderEliminar